«Sin ciudadanía no hay integración» Javier de Lucas

Javier de Lucas

Dentro del I taller transfronterizo «Integración, ciudadanía y participación política de la población inmigrante» realizado en Cádiz el 18 y 19 de abril de 2012 contamos con D. Javier de Lucas, Catedrático de Filosofía del derecho y Filosofía política de la Universitat de Valencia, para que impartiera la Conferencia Inaugural titulada «Sin ciudadanía no hay integración». Una vez finalizada su intervención, se le realizó una pequeña entrevista.

 

 

¿Por qué el endurecimiento de las leyes de extranjería parece la única respuesta de los estados democráticos ante la inmigración? 

Porque el inmigrante es aceptado como mano de obra siempre y cuando produzca beneficios. Y por la situación actual que vivimos se impide que estén aquí inmigrantes que no tienen lugar de trabajo o que las condiciones que piden son muy poco beneficiosas para lo que nosotros queremos.

Los derechos no se les dan por ser inmigrantes sino mientras mantengan los beneficios; por eso se «regatean» sus derechos para darles el mínimo posible para poder mantener el beneficio.

 

¿Es posible conceder derechos a la participación electoral de los migrantes sin que exista reciprocidad en sus países de origen?

Es posible pero no sabemos si deseable. Hay algunos países con los que no existen convenios bilaterales, y aunque los inmigrantes lleven el mismo número de años en España depende de si su estado reconoce esos derechos o no. Por lo tanto, la reciprocidad no es la solución y además es insuficiente.

 

¿Qué hoja de ruta necesita nuestro país para que los migrantes gocen de plena condición de ciudadanos?

La solución más factible sería la modificación del estatuto de adquisición de la ciudadanía centrándola en la residencia permanente.  Que aquellos que lleven un tiempo mínimo de estancia estable entre nosotros y cumplan con la competencia lingüística, adquieran los mismos derechos que los nacionales.

 

¿Qué solución es factible para la regularización de los migrantes sin papeles, tanto en nuestro país como a escala comunitaria? 

La modificación del actual modelo de arraigo, incluyendo circunstancias como ser padre de un niño o niña que tenga la condición de español por haber nacido en nuestro territorio, y un mínimo de estancia de tres años, condiciones que justificarían la regularización.

 

¿Qué consecuencias puede traer la reducción de los presupuestos sociales en relación con las migraciones y con la cooperación internacional? 

Esta reducción hace más difícil la gestión del fenómeno y crea más conflictos y más dificultades.  Se ha suprimido la partida de 72 millones de euros para los fondos de acogida  e integración que gestionaban los ayuntamientos y comunidades autónomas. sin ellos, no puede haber medios para los derechos sociales básicos como educación o salud.