«Marruecos ante los cambios políticos internos» por Bernabé López García

Bernabé López portada

Bernabé López García impartió la conferencia de clausura titulada Marruecos ante los cambios políticos internos del I taller transfronterizo «Integración, ciudadanía y participación política de la población inmigrante» del Proyecto MENARA celebrado en Cádiz los pasados 18 y 19 de abril de 2012.

 

Después se le realizó una pequeña entrevista que reproducimos a continuación.

 

 

¿Qué ha supuesto, desde su punto de vista, la reforma constitucional vivida por Marruecos el pasado año?

Tenemos que ser optimistas aunque todavía queda un largo camino por recorrer  para lograr una auténtica democracia. Este es el resultado de la expresión de la calle de hacer una reforma  de la Constitución que ningún grupo político estaba demandando. Esto ha obligado al rey incluso a plantear cambios que afectan a su propia competencia.

 

¿Cómo se desarrollaron las elecciones generales que permitieron en Marruecos la formación de un gobierno liderado por el Partido para la Justicia y el Desarrollo?

En primer lugar, estas elecciones se desarrollaron de manera rigurosa, sin falsificaciones, pero con un defecto de forma importante: el 40% de los mayores de 18 años no estaban en las listas electorales porque el sistema electoral marroquí exige que sean los propios ciudadanos los que se apunten en las listas. Y desde siempre ha habido desinterés por parte de los marroquíes a votar en las elecciones, en parte por el descrédito de los políticos.

En segundo lugar, ha habido una gran competitividad entre los partidos políticos. Y en tercer lugar, una gran abstención. Pero este año la composición del Parlamento refleja más la realidad política del Marruecos de hoy que los parlamentos anteriores.

 

¿Cómo vaticina que serán las relaciones futuras entre Rabat y Madrid, tras las elecciones del 20N? ¿Y entre Andalucía y Marruecos? 

Seguirán sin grandes modificaciones, marcadas por problemas estructurales de fondo, de tipo territorial, económico…

Se desideologizarán las relaciones, se harán más pragmáticas en interés de los ciudadanos de ambas orillas. Y unos y otros se echarán una mano para poder salir antes de la crisis.

 

¿Qué opinión le merece el movimiento marroquí del 20 de febrero y los movimientos de los indignados en dicho país?

Este movimiento ha marcado el calendario de 2011 de la reforma constitucional. Lo que ha pasado es muy importante aunque el resultado final no esté a la altura de sus planteamientos iniciales.

 

Usted ha sido autor y coordinador del Atlas de la Inmigración Marroquí en España. ¿En qué ha variado con la crisis económica? 

La situación de los inmigrantes marroquíes ha cambiado desde que se hizo el II Atlas en 2004, en número, que ahora se ha duplicado, pero sobre todo por la situación económica de España con su desplome económico que afecta a todos los que viven en España, especialmente a los inmigrantes en paro y a los que se han quedado en situación de precariedad. Aunque se ha puesto de manifiesto la solidaridad entre familias marroquíes a la espera de tiempos mejores.