Entrevista a Driss Saghir en el II Taller Transfronterizo del Proyecto MENARA (Granada)

Driss Saghir

Driss Saghir es el Director General de Trade & Business Development. En el II Taller Transfronterizo del Proyecto MENARA “Gestión de la diversidad en la empresa” celebrado en Granada los días 20 y 21 de junio de 2012 en la Sede de la Fundación Euro-Árabe de Altos Estudios nos habló de la importancia de la diversidad en la empresa e introdujo un nuevo concepto: el global main set.

 

 

Driss considera que para que una empresa se pueda desarrollar bien en el plano internacional debe tener un importante liderazgo y desarrollar el global main set, que es una apertura al exterior, darse cuenta y comprender las diferencias entre culturas o mercados… para mejorar nuestras oportunidades de negocio. Para conseguirlo es necesario aceptar en nuestra empresa talentos diferentes, tanto geográfica como culturalmente, para que pueda producirse un intercambio de conocimiento.

 

En las grandes empresas multinacionales esto se ve más claramente porque los puestos más elevados dentro de la jerarquía  de la empresa están ocupados por personas de diversas nacionalidades. Esta realidad sirve para ejemplificar que la gestión de la diversidad en la empresa y el global main set están relacionados. 

 

Su experiencia le ha permitido darse cuenta de la importancia que tiene la diversidad en la empresa ya que así ha conseguido detectar oportunidades e ir a la búsqueda de las personas que mejor puedan desarrollarlas.  Driss considera al mundo entero como un único mercado, por eso las empresas tienen que aprender a moverse bien por todos los mercados, comprendiendo y aceptando las diferencias culturales que existen en ellos para que puedan ser más competitivos.

 

Algunas dificultades que ha encontrado en el transcurso de su experiencia han sido tener visión de empresa para detectar las necesidades y ver la importancia de la globalización en la empresa y encontrar los diferentes talentos alrededor del mundo.

 

Como conclusión afirma que lo más difícil es que todo el mundo en la empresa perciba la diversidad cultural como necesaria y sepa integrarla en su trabajo.