Entrevista a Ana Vinuesa en el III Taller Transfronterizo del Proyecto MENARA (Almería).

Ana Vinuesa

Ana Vinuesa es experta en programas de rehabilitación urbana y participó en la II mesa redonda “De las políticas a los instrumentos” del III Taller Tranfronterizo del Proyecto MENARA  La gestión urbana: instrumento para la integración social.

 

 

¿Por qué es importante la diversidad en la ciudad? 

Es un elemento esencial de la ciudad. La ciudad nace diversa en su gente, quien la conforma, cómo crece y cómo se manifiesta todos los días. Es muy necesario poner en valor la diversidad de la ciudad.

 

La planificación y la gestión urbana, ¿responden a esta visión? 

No. La planificación y la gestión urbana responden a una visión unitaria de la ciudad, es decir, no tienen en cuenta la diversidad, porque si la hubieran tenido las ciudades habrían crecido y funcionarían de otra manera.

La planificación urbana muchas veces y a corto plazo responden a la inversión que se tiene que realizar y no existe un crecimiento urbano que responda de verdad a la planificación para crear una ciudad diversa. 

 

¿Cómo influye la diversidad en el proceso de transformación de El Puche, en Almería? 

El proceso de transformación hacia un barrio mejor debe estar basado en cómo es ese barrio, y El Puche es un barrio diverso desde sus orígenes. Nace como una población diversa, con una población étnica distinta y una forma de utilizar los espacios y de comunicarse distinta. Por lo tanto, todos son elementos a tener en cuenta para responder de verdad a las necesidades de ese barrio en el que la población marroquí tiene un peso importante.

 

¿Cuáles son las claves que habría que considerar en este proceso de transformación?

Son barrios olvidados que necesitan equipararse al resto de la ciudad en equipamiento y servicios. Nace de la voluntad de que el barrio mejore, es un esfuerzo conjunto entre la Administración y los habitantes.

Algunas claves podrían ser la necesidad y voluntad de intervenir globalmente y a largo plazo, trabajando desde el territorio y con equipos multidisciplinares.

Esta transformación debe estar amparada por unos presupuestos durante el tiempo que dure, y las Administraciones deben estar juntas en un mismo proyecto.

 

¿Cree que en el contexto actual de crisis siguen siendo válidos esos pilares, o es necesario reformularlos?

Los pilares básicos son siempre básicos. Hay que reformular los que han ido cambiando con la sociedad. Por ejemplo, el papel de la población y el de la Administración.

 

¿Cuál es el papel de la Administración en la transformación urbana?

Es un papel importante porque es impulsora de la transformación de muchos barrios. Aunque existan tres Administraciones: estatal, autonómica y local, a la hora de abordar diversas intervenciones deberían convertirse en una sola. Por ejemplo, cuando se realizó la intervención en el Polígono Sur de Sevilla las tres Administraciones se convirtieron en una sola y crearon una comisión para medir y unificar procesos.

 

¿En qué medida este taller puede aportar respuestas a las necesidades en materia de urbanismo y diversidad?

Este taller me ha aportado otras visiones y experiencia y nos ayudan a formular respuestas para próximas planificaciones porque vemos soluciones que se emplean en otros lugares que también nosotros podemos aprovechar aquí.