Entrevista a Amina Lenrini en el IV Taller Transfronterizo del Proyecto MENARA celebrado en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Amina Lenrini

Amina Lenrini es la presidenta de la Alta Autoridad de la Comisión Audiovisual de Marruecos (HACA) e impartió la conferencia inaugural La regulación de los medios y la promoción de la diversidad en la información dentro del IV Taller Transfronterizo Medios de comunicación e inmigración: nuevas formas de gestionar la diversidad” celebrado en Jerez de la Frontera (Cádiz) el 29 y 30 de noviembre de 2012.

 

 

¿Cuál es su opinión sobre la representación de la imagen de la emigraicón en los medios audiovisuales? 

Los medios en general hacen una representación estereotipada de la emigración y también en ocasiones refuerzan estos estereotipos.

 

¿Es posible efectuar una regulación en los medios del tema de la emigración? 

Sí. La regulación tiene que ver con unas normas impuestas, por lo tanto, y porque se encuentra ya reglamentada, los medios de comunicación deben respetar la dignidad humana de los emigrantes.

Es cierto que existe también una ley de libertad de expresión, por lo tanto el periodista debe saber discernir muy bien dónde termina su libertad de expresión y dónde comienzan los derechos fundamentales de la otra persona.

Los espectadores tienen derecho a recibir una información veraz pero también basada en el respeto a los seres humanos.

Lo ideal sería la autoregulación, que no tuviera que existir una norma que controlara a los medios de comunicación.

 

¿Existe el peligro de que la mirada de los periodistas llegue a ser más severa sobre los emigrantes? 

Generalmente, en los periodos de crisis hay una tendencia a plegarnos sobre nosotros mismos, pero los medios de comunicación están muy evolucionados y la mirada sobre este futuro es la de compartir y vivir juntos.

 

¿En qué punto se haya la representación de la mujer en los medios?

Es una imagen muy estereotipada. El rol de la mujer es el tradicional y no la representan en su cotidianeidad trabajando también en la esfera pública.

Hay un trabajo que hacer a largo plazo, igual que con los emigrantes, porque los prejuicios son una construcción cultural que tardará mucho en desaparecer. Es necesario destruir los estereotipos para construir opiniones que reconozcan al otro.

 

Amina forma parte de una grupo de trabajo e investigación multicultural que lucha por romper los estereotipos de las mujeres de las dos orillas.